Papel de Arbol

lunes, 18 de septiembre de 2017

LA MUSICA, COMPAÑERA ETERNA


Jorge Zavaleta Alegre
Para July y Jorge, mis hijos
En 1966,  egresé de la Universidad Nacional de Trujillo, y mi primer trabajo fue en la La Industria, el diario más antiguo del norte del Perú, el cual apoyaba con pasión el nacimiento del Grupo Andino por el embajador Vicente  Cerro Cebrián, propietario de la cadena  de cuatro ediciones en Trujillo, Piura, Chiclayo y Chimbote.

Como jefe de la Pag. Editorial  y Suplemento  Dominical, el director del diario. Daniel  Gordillo, un excelente amigo, me pidió que terminara lo más pronto mi labor, porque teníamos  una reunion con el dueño de un cine- teatro donde estaba actuando el  trio Los Panchos.

El empresario  Carlos Smith, consiguió que el cumpleaños de su madre fuera celebrado con la presencia  este célebre conjunto, creado en Nueva York  y  convertido en símbolo del Bolero.

Fueron los más grandes. Los Panchos dejaron una dulce marca imborrable en la música popular hispanoamericana del siglo XX, imponiendo el modelo de los llamados tríos románticos en el género del bolero.

Noche inolvidable. Recordé mi infancia en Huata, un pequeño distrito al frente del Alpamayo (Ancash-Perú). Las guitarras y las voces de mi padre y de un amigo,  todas las noches de 6 a 7, puntualmente, cantaban al amor, mientras mi madre Elena y mis hermanos  Helida, Arturo y Rosita (que toca acordeón) muy niños escuchábamos las notas con el alma y el corazón.

Pues la crónica que escribí en 1966  me permitió reproducir las opiniones  y anécdotas de cada uno del músicos con que conversé esa  noche del verano. Recordé con ellos  casi todas sus canciones que cantamos en nuestra juventud con mis compañeros de colegio, en las serentas, en aquellas madrugadas eternas, en balcones y puertas de nuestras amigas y compañeras de aula. Recordamos las guitarras y voces de Silvano Béjar, Paco Polo Cabeza, Luis Flores, David Flores, Antonio Meneses, Quimi Lara y Manuela  Ramos, con la coordinación de Gustavo Stuart.

Vive en mi memoria, la casa de mi abuelo Víctor Alegre, un juez muy querido por su pueblo de Huaylas, porque supo defender con equidad el agua para los campesinos, en una tierra de gamonales y latifundios. Nos entretenía a mi aubela Porfiria, a sus 9 hijos y nietos, con  tangos y boleros al son de  su guitarra, del café cargado y cigarrillos inca. 

Al son de  esa música aprendí a sentir y conocer la dimensión de  las relaciones humanas. Mi hijo Jorge, un académico en literatura y cine, me recuerda, por ejemplo el bolero Perfidia que se escucha en la inolvidable película Casa Blanca.

También recuerdo que la música y el cine mantuvo permanente unida a mi familia. Mi compañera de toda la vida lo sintió mucho no haber compartido la velada  con los mexicanos como Chucho Navarro, médico que cuidaba sus cuerdas bucales con clara de huevo y sin beber.

Mi hija Yulita, identificada con la psicología empresarial, siempre evoca su temprana preferencia por el   cine y los conciertos. Escuchamos, por ejemplo,  a Víctor Jara, tres mese antes que fuera  asesinado por el tirano Pinochet.  A Los  Compadres y a numerosos grupos  que cantaron la música desde la Patagonia hasta Canada.

 No perdimos las oportundades para disfutar  la sinfónica de Berlín y Bruselas,  el jazz en Nueva  York y a los grupos musicales de  La Paz, Oruro o Potosí, La Orquesta  Juvenil de Venezuela, con su famosa Alma Llanera, o Zíngara del Festival de San Remo.
 La prensa española  comentó dos años atrás que  Los Panchos, nada es lo que parece. Nacieron en Nueva York en 1944 y sus creadores, debieron nacionalizarse estadounidenses durante unos años y enfrentarse a la posibilidad de luchar en la Segunda Guerra Mundial.

En sus orígenes cantaban con orquestas el repertorio tradicional mexicano hasta que hallaron el filón del bolero elegantemente dicho por tres voces e instrumentado con dos guitarras y un requinto.

Trío Los Panchos - Sin un Amor. Enrique Cáceres Méndez, cantante y vocalista del trío, falleció  el 22 de agosto del 2011, informó el Ministerio de Cultura mexicano a través del Consejo Nacional para las Artes y la Cultura.

Enrique Cáceres llegó a ser primera voz de Los Panchos, fundado en 1944 por la discográfica CBS, y fue el que popularizó el bolero: "Alimentó el romanticismo en la música mexicana" durante años, según ha expresado con pesar el gobierno mexicano.
Con Los Panchos, Cáceres grabó más de doscientas canciones entre 1966 y 1971 en discos como Volví la espalda, Que no te cuenten cuentos y un albúm de canciones junto a Armando Manzanero.

El trío Los Panchos original lo formaron los mexicanos Alfredo El Güero Bojalil Gil, José de Jesús Chucho Navarro Moreno y el puertorriqueño Herminio Avilés Negrón. A lo largo de los años, la formación se fue renovando y así fue como entró Cáceres.

Los Panchos marcaron una época en la música romántica latinoamericana a mediados de siglo pasado dedicando sus letras de amores y desamores. Dejaron una dulce marca imborrable en la música popular hispanoamericana del siglo XX.

Pero, ahora llega un libro -complementado con un disco de seis temas- que revela que su historia íntima fue igual de fascinante pero mucho menos armónica. Los Panchos (MR Ediciones) está escrito desde dentro. El Diario El País señala que la autora es Celina Fernández, la esposa argentina de Rafael Basurto, que cantó con los fundadores a partir de 1976 y que ahora actúa como la voz de Los Panchos. Sus letras nunca hablaron de la cocaína, que fue motor secreto del incansable trío.
Una calle de  serenatas July Balarezo/Taller Mestres Lima.Barcelona

En los años noventa se dejó de mantener el alto nivel de profesionalidad que los caracterizó e incluso se les convirtió en una franquicia, con formaciones cuya "autenticidad" estaba garantizada por documentos dudosos.

Ese periodo crepuscular es un aquelarre de abogados, notarios, doctores, disqueros y representantes que Celina Fernández narra con dolor e indignación.

Lo extraordinario es que, entre tantos dramas, Los Panchos materializaran tanta y tan bella música (también aparecieron en ¡33 películas!). La autora, que advierte que circulan discos bajo el nombre de Los Panchos que contienen interpretaciones de otros tríos, establece un listado de lo grabado por las diversas formaciones.
Son más de 1.300 temas, incluyendo los discos que hicieron con Eydie Gorme, Estela Raval, Gigliola Cinqueti y, aprovechando las posibilidades del estudio, un "desenterrado" con el desaparecido Javier Solís; años después, José Luis Rodríguez El Puma haría una hazaña parecida con sus cintas añejas. Al final, Los Panchos han resultado ser inmortales.


EEUU sobrevuela penínsulo coreana,según La Gran Epoca

https://www.lagepoca.com/internacionales/177727-cazas-de-estados-unidos-sobrevuelan-la-peninsula-corea
na.html
LA GRAN ECPOCA  y Agencias noticias informan sobre amenaza de EEUU de desrtrucción de Corea.


La Gran Época es la edición en español del periódico internacional Da Jiyuan o Epoch Times (su nombre en inglés).
La Gran Época es una voz independiente que se expresa en forma impresa y online. Informamos noticias verdadera y responsablemente para que nuestros lectores mejoren sus propias vidas y aumenten su comprensión y respeto por sus prójimos inmediatos y los de todo el planeta.
Con sede central en la ciudad de Nueva York y una red de periodistas locales en todo el mundo, La Gran Época es el periódico independiente de más amplia distribución en todo el mundo, con publicaciones en 35 países y 21 idiomas.
Nuestra independencia nos permite informar sin la influencia de ningún otro interés particular, grupal o nacional, en completa concordancia con nuestros valores.
Historia. Luego de eventos como la Masacre de Tiananmen y la persecución al grupo espiritual Falun Gong, un grupo de chino-americanos comenzaron a publicar La Gran Época en chino, arriesgando su vida y la de sus seres queridos. Algunos periodistas en China fueron encarcelados y sufrieron graves torturas. Nuestros comienzos han inculcado en el equipo de La Gran Época de un firme compromiso para informar de manera objetiva y socialmente responsable, además de un gran respeto a los derechos humanos y la libertad.
La versión en lengua china de La Gran Época comenzó a ser publicada en respuesta a la creciente necesidad de una cobertura sin censura de los eventos en China. El primer periódico fue publicado en mayo del 2000 en Nueva York, y en la Web en agosto del 2000. Muy pronto la siguieron ediciones locales publicadas por oficinas regionales, convirtiéndolo en el periódico más grande de todos los periódicos en idioma chino fuera de China Continental y de Taiwán.
A comienzos de 2005, comenzó a funcionar la página web de La Gran Época en español.
Nuestros valores
Hoy, en un mundo que cambia cada vez más rápidamente, la gente necesita información confiable para entender los eventos y tendencias. Nos esforzamos en mostrar la humanidad común que compartimos, buscando impactar positivamente en la vida de las personas. Deseamos que nuestros artículos ayuden a los lectores a desarrollar y evolucionar su entendimiento sobre nuestro mundo y sobre sí mismos, y a respetar y valorar al prójimo.
Contamos las historias de la vida diaria de nuestra era, no basados meramente en lo que es sensacional momentáneamente, sino considerando lo que es de importancia futura. Tomamos una visión a largo plazo del pasado y el futuro de la humanidad.
Fortaleza en información sobre China
Una de las fortalezas especiales de La Gran Época es la cobertura de noticias sin censuras de China. El mundo de hoy está enfocando su mirada hacia China a medida que aquel país atraviesa enormes cambios. Los líderes del comercio y de la política, y también los ciudadanos del mundo, quieren entender mejor la realidad que acontece allí y que los afecta. La Gran Época cuenta con más periodistas y especialistas en China Continental que ningún otro medio internacional. El resultado es un acceso sin precedentes y noticias sin censuras sobre la nación más poblada y central del mundo.
Las siguientes líneas que difunde La Gran Epoca señalan las maniobras NA  cerca de la Corea.
Seis aviones militares de Estados Unidos sobrevolaron este lunes la península coreana en lo que constituye una demostración de fuerza tras el último ensayo nuclear norcoreano, indicó una fuente del gobierno de Corea del Sur a Yonhap.
Cuatro aviones furtivos F-35B y dos bombarderos B-1B recorrieron la zona bajo tensión para “demostrar la capacidad de disuasión de la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur contra las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte”, agregó la agencia de noticias surcoreana.
La fuente agregó que los aviones estadounidenses volaron junto a cuatro naves surcoreanas F-15, en un ejercicio de “rutina” de las maniobras militares conjuntas entre ambos países.
“Fue sumamente inusual que los aviones volasen cerca de la Línea de Demarcación Militar que divide a las dos Coreas”, destaca la agencia oficial surcoreana.
Esta maniobras, que incluyeron prácticas de tiro en la provincia de Gangwon, se realizan periódicamente pero llaman la atención ya que constituyen la primera reacción militar de los socios luego de que el régimen norcoreano llevara a cabo su sexto y más poderoso ensayo nuclear el 3 de septiembre pasado, y del lanzamiento de un misil que sobrevoló Japón el último viernes.
“Es un provocativo lanzamiento que representa la segunda vez que el pueblo de Japón, un aliado de los Estados Unidos, ha sido directamente amenazado en las últimas semanas”, había respondido en un comunicado el Departamento de Estado.
El presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo de Corea del Sur, Moon Jae-In, se comprometieron a ejercer “una mayor presión” sobre Pyongyang durante una reciente conversación telefónica.
De hecho, en un informe ante el parlamento, el Ministerio de Defensa sur coreano indicó que Estados Unidos planea enviar un portaaviones a las aguas cercanas a la península coreana el próximo mes, para un entrenamiento conjunto con la Armada surcoreana, informó el lunes 18 de septiembre Yonhap.
Moon Jae-in ha partido este lunes hacia Nueva York en una visita de cinco días de duración para asistir a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y mantener diálogos con otros líderes sobre la forma de refrenar las crecientes provocaciones nucleares y de misiles.

El Diario NY, con despachos de EFE, inorma que la tensión entre Corea del Norte y los Estados Unidos sigue a la alza y ahora comentarios de la embajadora ante la ONU, Nikki Haley, abonan al conflicto.

En entrevista en CCN, Haley dijo que “si Corea del Norte sigue con su conducta temeraria, si los EEUU tiene que defenderse y defender a sus aliados, Corea del Norte será destruida”, expresó. “Sabemos eso, y ninguno de nosotros quiere eso”.

Expresó que se continúan con los esfuerzos diplomáticos para que el gobierno de Kim Jong-un cese con sus pruebas militares. “Buscamos ser responsables a través de la diplomacia, de llamar su atención”, pero si esto no ocurre, entonces “el general (James) Mattis se hará cargo”.

Al tiempo que eso ocurre previo a la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde el presidente Donald Trump participará por primera vez, cuatro cazas F-35B y dos bombarderos estratégicos B-1B estadounidenses realizaron hoy un simulacro de bombardeo cerca de Corea del Norte en respuesta al lanzamiento de un misil de alcance medio realizado el pasado viernes por el régimen de Pyongyang.

En las maniobras participaron también cuatro cazas surcoreanos F-15K, según confirmó a Efe un portavoz del Ministerio de Defensa en Seúl que indicó que se trató de una respuesta de tipo “rutinario” al último lanzamiento norcoreano.

Sin embargo, una fuente del Gobierno surcoreano indicó por su parte a la agencia Yonhap que las aeronaves se acercaron más de lo habitual a la tensa frontera que separa a las dos Coreas.

Los aviones dejaron caer bombas inertes en un terreno de pruebas militares en Taebaek, la provincia de Kangwon (costa oriental) cercano a la zona desmilitarizada (DMZ), detalló la fuente.


Concluidas las maniobras, los F-35 y los B-1 regresaron a sus bases en Japón y la isla de Guam, respectivamente.


Los ejercicios se produjeron tres días después de que Corea del Norte lanzara un misil de alcance intermedio que recorrió unos 3,700 kilómetros y sobrevoló el norte del archipiélago japonés antes de caer al mar, en lo que supuso el primer proyectil que ha disparado tras realizar su sexta prueba nuclear el pasado 3 de septiembre.

Diario16 propuesta de un codigo de periodismo

Desde Diario16 y siguiendo nuestra línea editorial, que no tiene más compromiso que la conciencia social y la ética, aplaudimos y nos sumamos a este decálogo, como muestra de la labor que venimos realizando.
Sin lugar a dudas, vivimos un momento crítico en lo que a libertad de expresión se refiere. Los ataques persistentes a la manifestación de ideas, posicionamientos políticos, y a cualquier puesta en marcha de mecanismos de reflexión y debate que pudieran hacernos repensar el mundo en el que vivimos, nos preocupa de una manera profunda. Sobre todo si consideramos como en Diario16 repetimos una y otra vez, que la corrupción en los medios de comunicación y en las editoriales es mucho más dañina y destructiva para la sociedad, que la corrupción política y empresarial. En ésta se le hurta al pueblo derechos materiales. En la primera, libertad, conciencia y dignidad.
Y es que los medios de comunicación son, como ya es por todos conocidos, un arma muy poderosa: solamente los pueblos informados y formados podrán tener herramientas para la elaboración de análisis críticos, fundamentales en la toma de conciencia, posicionamiento y acción social. Desgraciadamente, somos también conscientes de que, sabedores del poder, no pocos medios de comunicación han decidido ponerse del lado de quienes ocultan, manipulan y que, valiéndose de la colaboración de éstos, someten a la población a una oscuridad y confusión que no puede considerarse de otra manera, salvo un ataque a la democracia.
Ejercer a día de hoy el Periodismo en nuestro país es arriesgado y prácticamente un acto de valentía. Los ataques recibidos por profesionales, editoras y cabeceras dignos y libres, su pérdida de libertad , la mordaza que desde el Gobierno amenaza las plumas libres, hacen de nuestra profesión una difícil tarea.
Y ahora más que nunca, desde Diario16 consideramos fundamental hacer un esfuerzo colectivo para que los medios de comunicación informen de manera libre, veraz, y siguiendo siempre las pautas de la ética periodística. Cosa que, por desgracia, en no pocas ocasiones queda en desuso.
Suscribiendo todos y cada uno de los puntos que en el manifiesto presentado se detallan, desde esta casa añadiríamos uno que nos parece fundamental: la transparencia exigible en lo que a la financiación de los medios de comunicación se refiere. Toda su financiación. Ya sea institucional o privada. Entendemos que es precisamente en este punto donde ha de plasmarse la honestidad de una actor informativo: sus lectores, televidentes, radioyentes deben tener la posibilidad de saber quién o qué hace posible que determinada información sea conocida (o desconocida), el sesgo editorial de las opiniones que publica, así como el equilibrio adecuado que debe existir desde las instituciones públicas a la hora de garantizar la pluralidad informativa. Necesario, en este sentido, un instrumento de transparencia sobre quiénes son sus accionistas finales con declaraciones juradas y el exponer públicamente, vía auditoría externa, el origen de sus fondos y las cuentas de venta de publicidad, de cuentas de explotación, balances, libro mayor, registro de contratos mercantiles, relación de patrimonio y cuenta de pérdidas y ganancias. Con la inclusión de este punto, apoyaríamos desde Diario16 la plataforma.



domingo, 17 de septiembre de 2017

REVIVE LA DANZA DE LA MUERTE, DIARIO16 MADRID


.
Jorge Zavaleta Alegre
América Latina
Llegamos a Castrovirreyna, una ciudad en la frontera con Ayacucho,  en los andes centrales del Perú,  para conocer los avances  de algunos  proyectos de planificación urbana y poder construir  ciudades asequibles a la inversión y turismo, donde las heridas de la guerra entre Sendero Luminoso  y  la Fuerza Armada dejan recuerdos de la barbarie, y  que podrían   cicatrizar  si el  estado nacional  tuviera la capacidad democrática y administrar, sobre todo honradez en el uso de los  escasos recursos  que figuran en los presupuestos, incluyendo la simbólica cooperación internacional.
El asalto  a los fondos públicos es la práctica cotidiana de muchos  gobiernos locales, siguiendo la lección de  cuatro  gobernantes de la república, de los cuales dos están en prisión: Fujimori y Humala. Sobre García y Toledo pesan gravísimas acusaciones de asalto a  la caja fiscal y sobornos a suma alzada.
Esta referencia viene a propósito de la libertad que la justicia ha otorgado, después  de 25 años de prisión, a una bailarina de ballet, cuya decisión se ha convertido  en un espectáculo por acción de una prensa que destaca el origen  social  de la reclusa, como una forma de bajar la acción de los tribunales con respecto a los millonarios sobrecostos de varios proyectos gasíferos y petroleros en los cuales las administraciones nacionales son sindicados como responsables.
Esta semana también saldrá en libertad la abogada senderista Bertha Huapaya  y se inicia un nuevo juicio a  Abimael Guzmán por el atentado terrorista en el distrito limeño de Miraflores, el cual produjo la muerte de veinte personas.
La bailarina de ballet Maritza Garrido Lecca, de 52 años,  arrestada el 12 de setiembre de 1992 en su casa del distrito limeño de Surquillo, donde escondía al cabecilla de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, un líder mesiánico fundador de una organización maoista creada  en 1980 y que recurrió al terrorismo para tratar de tomar el poder.
Ella, junto a su entonces novio, quien también ha cumplido cárcel, elaboró una cuidadosa coreografía para su propósito. Alquiló una vivienda en Lima en la que instaló una escuela de danza a la que acudían madres con sus hijas.
Mientras las niñas danzaban en el primer piso del inmueble, en el segundo, la cúpula de esta organización maoísta, con Guzmán a la cabeza, tramaba estrategias que han sido comparadas con la de los quémeres rojos de Camboya: tierra arrasada y exterminio de enemigos.
La Agencia France Press señala que la prensa peruana  dedica a la bailarina por estos días una amplia cobertura, en medio de la controversia. La revista Somos, del diario El Comercio, cuenta su historia en 19 páginas, y varios programas de televisión han copado con programas alusivos a ella:
“…. una compañera del partido que ha cumplido muy bien su función, sabe lo que ha hecho”, dijo Guzmán tras su captura, según un policía que interrogó al líder senderista en septiembre de 1992.

La Comisión de la Verdad y Reconciliación,  desde  el Lugar  de la Memoria-LUM, recuerda que las investigaciones  sobre el proceso de violencia de origen político que se vivió en el Perú entre los años 1980 y 2000, han permitido a la CVR llegar a constar que el conflicto armado interno  constituyó el episodio de violencia más intenso, más extenso y más prolongado de toda la historia de la República. Asimismo, que fue un conflicto que reveló brechas y desencuentros profundos y dolorosos en la sociedad peruana.
Resulta extraño que  el actual ministro de cultura  del presidente PP Kuzynski haya despedido al director del Lugar de la Memoria, antropólogo Guillermo Nüguet, por haber  autorizado un nuevo informe  sobre la  represión ejercida durante el  régimen presidente Fujimori, quien está condenado a  25  años  de prisión.
La cifra más probable de víctimas fatales de la violencia es de 69,280 personas. Se ha constatado que existió una notoria relación entre situación de pobreza y exclusión social, y probabilidad de ser víctima de la violencia.
http://mediterraneo.diario16.com/wp-content/uploads/2017/09/mariza-garrido.jpegMariza Garrido

En el departamento andino de Ayacucho se concentra más del 40 por ciento de muertos y desaparecidos. Al sumar a ello las víctimas  en los departamentos de Junín, Huánuco, Huancavelica, Apurímac y San Martín se llega al 85 por ciento de las víctimas. Conjuntamente con las brechas socioeconómicas, el proceso de violencia puso de manifiesto la gravedad de las desigualdades de índole étnico-cultural que aún prevalecen en el país.
La gran mayoría  de las víctimas fatales del conflicto armado interno tenían el quechua u otras lenguas nativas como idioma materno.
El Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL) inició la lucha armada contra el Estado Peruano, a contracorriente de la abrumadora mayoría de peruanos y peruanas, y en momentos en que se restauraba la democracia a través de elecciones libres.
Los  peruanos tampoco olvidan que en 1984, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) inició a su vez una lucha armada contra el Estado y es responsable del 1.5 por ciento de las víctimas fatales que fueron reportadas a la CVR. El MRTA asesinó a disidentes de sus propias filas.
En ciertos lugares y momentos del conflicto la actuación de miembros de las fuerzas armadas no sólo involucró algunos excesos individuales de oficiales o personal de tropa, sino también prácticas generalizadas y/o sistemáticas de violaciones de los derechos humanos, que constituyen crímenes de lesa humanidad así como transgresiones de normas del Derecho Internacional Humanitario.
Es necesario señalar el  reconocimiento especial de la CVR a todas las víctimas pertenecientes a los partidos que conformaron la alianza Izquierda Unida.violencia. Resalta, también, que IU fue un canal de representación política de amplios sectores populares y movimientos sociales hasta entonces no incluidos en la agenda nacional. De esta forma, en muchas zonas del país, militantes de izquierda fueron un freno para el avance del PCP-SL.
A través de numerosos testimonios recogidos, audiencias y estudios realizados, se ha constatado que, durante el proceso de la violencia, las iglesias Católica y evangélicas contribuyeron a proteger a la población de crímenes y violaciones de los derechos humanos. Y se deplora que algunas autoridades eclesiásticas de Ayacucho, Huancavelica y Abancay no hayan cumplido con su compromiso pastoral.

sábado, 16 de septiembre de 2017

La exploración de los ojos y los años de Alzheimer

La exploración del ojo podría detectar las muestras dominantes de los años de Alzheimer antes de que los síntomas presenten. Cortesia del médico José  Kanshepolsky, especialista en criogenia.
por Cedars-Sinai Medical Center.


Cedars-Sinai investigadores de la neurociencia han encontrado que la enfermedad de Alzheimer afecta a la retina - la parte posterior del ojo - de manera similar a la forma en que afecta al cerebro. El estudio también reveló que un examen no invasivo de los ojos podría detectar los signos clave de la enfermedad de Alzheimer años antes de que los pacientes experimenten síntomas.

Usando una exploración de ojo de alta definición desarrollada especialmente para el estudio, los investigadores detectaron las señales de advertencia cruciales de la enfermedad de Alzheimer: depósitos amiloide-beta, una acumulación de proteínas tóxicas. Los hallazgos representan un avance importante hacia la identificación de personas con alto riesgo para la condición debilitante años antes.

El estudio, publicado hoy en JCI Insight, se produce en medio de un fuerte aumento en el número de personas afectadas por la enfermedad. Hoy en día, más de 5 millones de estadounidenses padecen la enfermedad de Alzheimer. Se espera que este número se triplique para 2050, según la Asociación de Alzheimer.

"Los hallazgos sugieren que la retina puede servir como una fuente confiable para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer", dijo Maya Koronyo-Hamaoui, PhD, investigador principal y profesor asociado en los departamentos de neurocirugía y ciencias biomédicas de Cedars- Sinai. "Una de las principales ventajas del análisis de la retina es la repetibilidad, que nos permite monitorear a los pacientes y potencialmente la progresión de su enfermedad".

Yosef Koronyo, MSc, un investigador asociado en el departamento de neurocirugía y primer autor en el estudio, dijo que otro hallazgo clave del nuevo estudio fue el descubrimiento de placas de amiloide en las regiones periféricas de la retina previamente pasado por alto. Señaló que la cantidad de placa en la retina se correlacionó con la cantidad de placa en áreas específicas del cerebro.

"Ahora sabemos exactamente dónde buscar los signos de la enfermedad de Alzheimer tan pronto como sea posible", dijo Koronyo.

Keith L. Black, MD, presidente del departamento de Neurocirugía de Cedars-Sinai y director del Instituto Neurocirúrgico Maxine Dunitz, quien co-dirigió el estudio, dijo que los hallazgos ofrecen esperanza para la detección temprana cuando la intervención podría ser más eficaz.

"Nuestra esperanza es que eventualmente el examen de los ojos se utilice como un dispositivo de detección para detectar la enfermedad lo suficientemente temprano para intervenir y cambiar el curso del trastorno con medicamentos y cambios en el estilo de vida", dijo Black.

Durante décadas, la única manera de diagnosticar oficialmente la condición debilitante fue la de examinar y analizar el cerebro de un paciente después de la muerte del paciente. En los últimos años, los médicos han confiado en la tomografía de emisión de positrones (PET) de los cerebros de las personas vivas para proporcionar pruebas de la enfermedad, pero la tecnología es costosa e invasiva, lo que requiere el paciente a ser inyectado con trazadores radiactivos.

En un esfuerzo por encontrar una técnica más rentable y menos invasiva, el equipo de investigación Cedars-Sinai colaboró con investigadores de NeuroVision Imaging, la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organization, la Universidad del Sur de California y la UCLA para traducir su enfoque no invasivo de detección ocular a humanos.

Los resultados publicados se basan en un ensayo clínico realizado en 16 pacientes con enfermedad de Alzheimer que bebieron una solución que incluye la curcumina, un componente natural de la cúrcuma de especias. La curcumina hace que la placa amiloide en la retina se "ilumine" y sea detectada por el escáner. Los pacientes fueron comparados con un grupo de individuos más jóvenes y cognitivamente normales.
.....
Cedars-Sinai neuroscience investigators have found that Alzheimer's disease affects the retina -- the back of the eye -- similarly to the way it affects the brain. The study also revealed that an investigational, noninvasive eye scan could detect the key signs of Alzheimer's disease years before patients experience symptoms.
Using a high-definition eye scan developed especially for the study, researchers detected the crucial warning signs of Alzheimer's disease: amyloid-beta deposits, a buildup of toxic proteins. The findings represent a major advancement toward identifying people at high risk for the debilitating condition years sooner.
The study, published today in JCI Insight, comes amid a sharp rise in the number of people affected by the disease. Today, more than 5 million Americans have Alzheimer's disease. That number is expected to triple by 2050, according to the Alzheimer's Association.
"The findings suggest that the retina may serve as a reliable source for Alzheimer's disease diagnosis," said the study's senior lead author, Maya Koronyo-Hamaoui, PhD, a principal investigator and associate professor in the departments of neurosurgery and biomedical sciences at Cedars-Sinai. "One of the major advantages of analyzing the retina is the repeatability, which allows us to monitor patients and potentially the progression of their disease."
Yosef Koronyo, MSc, a research associate in the department of neurosurgery and first author on the study, said another key finding from the new study was the discovery of amyloid plaques in previously overlooked peripheral regions of the retina. He noted that the plaque amount in the retina correlated with plaque amount in specific areas of the brain.
"Now we know exactly where to look to find the signs of Alzheimer's disease as early as possible," said Koronyo.
Keith L. Black, MD, chair of Cedars-Sinai's department of neurosurgery and director of the Maxine Dunitz Neurosurgical Institute, who co-led the study, said the findings offer hope for early detection when intervention could be most effective.
"Our hope is that eventually the investigational eye scan will be used as a screening device to detect the disease early enough to intervene and change the course of the disorder with medications and lifestyle changes," said Black.
For decades, the only way to officially diagnose the debilitating condition was to survey and analyze a patient's brain after the patient died. In recent years, physicians have relied on positron emission tomography (PET) scans of the brains of living people to provide evidence of the disease but the technology is expensive and invasive, requiring the patient to be injected with radioactive tracers.
In an effort to find a more cost-effective and less invasive technique, the Cedars-Sinai research team collaborated with investigators at NeuroVision Imaging, Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation, University of Southern California, and UCLA to translate their noninvasive eye screening approach to humans.
The published results are based on a clinical trial conducted on 16 Alzheimer's disease patients who drank a solution that includes curcumin, a natural component of the spice turmeric. The curcumin causes amyloid plaque in the retina to "light up" and be detected by the scan. The patients were then compared to a group of younger, cognitively normal individuals.
.

El enigma de los dos Chávez

POR GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ, PREMIO NÓBEL DE LITERATURA
El enigma de los dos Chávez
por Gabriel García Márquez
SOCIOS | FEBRERO DE 1999 http://www.voltairenet.org/squelettes/elements/images/ligne-rouge.gif

+
Gabriel García Márquez
Carlos Andrés Pérez descendió al atardecer del avión que lo llevó de Davos, Suiza, y se sorprendió de ver en la plataforma al general Fernando Ochoa Antich, su ministro de Defensa. "¿Qué pasa?", le preguntó intrigado. El ministro lo tranquilizó, con razones tan confiables, que el Presidente no fue al Palacio de Miraflores sino a la residencia presidencial de La Casona. Empezaba a dormirse cuando el mismo ministro de Defensa lo despertó por teléfono para informarle de un levantamientio militar en Maracay. Había entrado apenas en Miraflores cuando estallaron las primeras cargas de artillería.
Era el 4 de febrero de 1992. El coronel Hugo Chávez Frías, con su culto sacramental de las fechas históricas, comandaba el asalto desde su puesto de mando improvisado en el Museo Histórico de La Planicie. El Presidente comprendió entonces que su único recurso estaba en el apoyo popular, y se fue a los estudios de Venevisión para hablarle al país. Doce horas después el golpe militar estaba fracasado. Chávez se rindió, con la condición de que también a él le permitieran dirigirse al pueblo por la televisión. El joven coronel criollo, con la boina de paracaidista y su admirable facilidad de palabra, asumió la responsabilidad del movimiento. Pero su alocución fue un triunfo político. Cumplió dos años de cárcel hasta que fue amnistiado por el presidente Rafael Caldera. Sin embargo, muchos partidarios como no pocos enemigos han creído que el discurso de la derrota fue el primero de la campaña electoral que lo llevó a la presidencia de la República menos de nueve años después.
El presidente Hugo Chávez Frías me contaba esta historia en el avión de la Fuerza Aérea Venezolana que nos llevaba de La Habana a Caracas, hace dos semanas, a menos de quince días de su posesión como presidente constitucional de Venezuela por elección popular. Nos habíamos conocido tres días antes en La Habana, durante su reunión con los presidentes Castro y Pastrana, y lo primero que me impresionó fue el poder de su cuerpo de cemento armado. Tenía la cordialidad inmediata, y la gracia criolla de un venezolano puro. Ambos tratamos de vernos otra vez, pero no nos fue posible por culpa de ambos, así que nos fuimos juntos a Caracas para conversar de su vida y milagros en el avión.
Fue una buena experiencia de reportero en reposo. A medida que me contaba su vida iba yo descubriendo una personalidad que no correspondía para nada con la imagen de déspota que teníamos formada a través de los medios. Era otro Chávez. ¿Cuál de los dos era el real?
El argumento duro en su contra durante la campaña había sido su pasado reciente de conspirador y golpista. Pero la historia de Venezuela ha digerido a más de cuatro. Empezando por Rómulo Betancourt, recordado con razón o sin ella como el padre de la democracia venezolana, que derribó a Isaías Medina Angarita, un antiguo militar demócrata que trataba de purgar a su país de los treintiséis años de Juan Vicente Gómez. A su sucesor, el novelista Rómulo Gallegos, lo derribó el general Marcos Pérez Jiménez, que se quedaría casi once años con todo el poder. Éste, a su vez, fue derribado por toda una generación de jóvenes demócratas que inauguró el período más largo de presidentes elegidos.
El golpe de febrero parece ser lo único que le ha salido mal al coronel Hugo Chávez Frías. Sin embargo, él lo ha visto por el lado positivo como un revés providencial. Es su manera de entender la buena suerte, o la inteligencia, o la intuición, o la astucia, o cualquiera cosa que sea el soplo mágico que ha regido sus actos desde que vino al mundo en Sabaneta, estado Barinas, el 28 de julio de 1954, bajo el signo del poder: Leo. Chávez, católico convencido, atribuye sus hados benéficos al escapulario de más de cien años que lleva desde niño, heredado de un bisabuelo materno, el coronel Pedro Pérez Delgado, que es uno de sus héroes tutelares.
Sus padres sobrevivían a duras penas con sueldos de maestros primarios, y él tuvo que ayudarlos desde los nueve años vendiendo dulces y frutas en una carretilla. A veces iba en burro a visitar a su abuela materna en Los Rastrojos, un pueblo vecino que les parecía una ciudad porque tenía una plantita eléctrica con dos horas de luz a prima noche, y una partera que lo recibió a él y a sus cuatro hermanos. Su madre quería que fuera cura, pero sólo llegó a monaguillo y tocaba las campanas con tanta gracia que todo el mundo lo reconocía por su repique. "Ese que toca es Hugo", decían. Entre los libros de su madre encontró una enciclopedia providencial, cuyo primer capítulo lo sedujo de inmediato: Cómo triunfar en la vida.
Era en realidad un recetario de opciones, y él las intentó casi todas. Como pintor asombrado ante las láminas de Miguel Angel y David, se ganó el primer premio a los doce años en una exposición regional. Como músico se hizo indispensable en cumpleaños y serenatas con su maestría del cuatro y su buena voz. Como beisbolista llegó a ser un catcher de primera. La opción militar no estaba en la lista, ni a él se le habría ocurrido por su cuenta, hasta que le contaron que el mejor modo de llegar a las grandes ligas era ingresar en la academia militar de Barinas. Debió ser otro milagro del escapulario, porque aquel día empezaba el plan Andrés Bello, que permitía a los bachilleres de las escuelas militares ascender hasta el más alto nivel académico.
Estudiaba ciencias políticas, historia y marxismo al leninismo. Se apasionó por el estudio de la vida y la obra de Bolívar, su Leo mayor, cuyas proclamas aprendió de memoria. Pero su primer conflicto consciente con la política real fue la muerte de Allende en septiembre de 1973. Chávez no entendía. ¿Y por qué si los chilenos eligieron a Allende, ahora los militares chilenos van a darle un golpe? Poco después, el capitán de su compañía le asignó la tarea de vigilar a un hijo de José Vicente Rangel, a quien se creía comunista. "Fíjate las vueltas que da la vida", me dice Chávez con una explosión de risa. "Ahora su papá es mi canciller". Más irónico aún es que cuando se graduó recibió el sable de manos del presidente que veinte años después trataría de tumbar: Carlos Andrés Pérez.
"Además", le dije, "usted estuvo a punto de matarlo". "De ninguna manera", protestó Chávez. "La idea era instalar una asamblea constituyente y volver a los cuarteles". Desde el primer momento me había dado cuenta de que era un narrador natural. Un producto íntegro de la cultura popular venezolana, que es creativa y alborazada. Tiene un gran sentido del manejo del tiempo y una memoria con algo de sobrenatural, que le permite recitar de memoria poemas de Neruda o Whitman, y páginas enteras de Rómulo Gallegos.
Desde muy joven, por casualidad, descubrió que su bisabuelo no era un asesino de siete leguas, como decía su madre, sino un guerrero legendario de los tiempos de Juan Vicente Gómez. Fue tal el entusiasmo de Chávez, que decidió escribir un libro para purificar su memoria. Escudriñó archivos históricos y bibliotecas militares, y recorrió la región de pueblo en pueblo con un morral de historiador para reconstruir los itinerarios del bisabuelo por los testimonios de sus sobrevivientes. Desde entonces lo incorporó al altar de sus héroes y empezó a llevar el escapulario protector que había sido suyo.
Uno de aquellos días atravesó la frontera sin darse cuenta por el puente de Arauca, y el capitán colombiano que le registró el morral encontró motivos materiales para acusarlo de espía: llevaba una cámara fotográfica, una grabadora, papeles secretos, fotos de la región, un mapa militar con gráficos y dos pistolas de reglamento. Los documentos de identidad, como corresponde a un espía, podían ser falsos. La discusión se prolongó por varias horas en una oficina donde el único cuadro era un retrato de Bolívar a caballo. "Yo estaba ya casi rendido, -me dijo Chávez-, pues mientras más le explicaba menos me entendía". Hasta que se le ocurrió la frase salvadora: "Mire mi capitán lo que es la vida: hace apenas un siglo éramos un mismo ejército, y ése que nos está mirando desde el cuadro era el jefe de nosotros dos. ¿Cómo puedo ser un espía?". El capitán, conmovido, empezó a hablar maravillas de la Gran Colombia, y los dos terminaron esa noche bebiendo cerveza de ambos países en una cantina de Arauca. A la mañana siguiente, con un dolor de cabeza compartido, el capitán le devolvió a Chávez sus enseres de historiador y lo despidió con un abrazo en la mitad del puente internacional.
"De esa época me vino la idea concreta de que algo andaba mal en Venezuela", dice Chávez. Lo habían designado en Oriente como comandante de un pelotón de trece soldados y un equipo de comunicaciones para liquidar los últimos reductos guerrilleros. Una noche de grandes lluvias le pidió refugio en el campamento un coronel de inteligencia con una patrulla de soldados y unos supuestos guerrilleros acabados de capturar, verdosos y en los puros huesos. Como a las diez de la noche, cuando Chávez empezaba a dormirse, oyó en el cuarto contiguo unos gritos desgarradores. "Era que los soldados estaban golpeando a los presos con bates de béisbol envueltos en trapos para que no les quedaran marcas", contó Chávez. Indignado, le exigió al coronel que le entregara los presos o se fuera de allí, pues no podía aceptar que torturara a nadie en su comando. "Al día siguiente me amenazaron con un juicio militar por desobediencia, -contó Chávez- pero sólo me mantuvieron por un tiempo en observación".
Pocos días después tuvo otra experiencia que rebasó las anteriores. Estaba comprando carne para su tropa cuando un helicóptero militar aterrizó en el patio del cuartel con un cargamento de soldados mal heridos en una emboscada guerrillera. Chávez cargó en brazos a un soldado que tenía varios balazos en el cuerpo. "No me deje morir, mi teniente"... le dijo aterrorizado. Apenas alcanzó a meterlo dentro de un carro. Otros siete murieron. Esa noche, desvelado en la hamaca, Chávez se preguntaba: "¿Para qué estoy yo aquí? Por un lado campesinos vestidos de militares torturaban a campesinos guerrilleros, y por el otro lado campesinos guerrilleros mataban a campesinos vestidos de verde. A estas alturas, cuando la guerra había terminado, ya no tenía sentido disparar un tiro contra nadie". Y concluyó en el avión que nos llevaba a Caracas: "Ahí caí en mi primer conflicto existencial".
Al día siguiente despertó convencido de que su destino era fundar un movimiento. Y lo hizo a los veintitrés años, con un nombre evidente: Ejército bolivariano del pueblo de Venezuela. Sus miembros fundadores: cinco soldados y él, con su grado de subteniente. "¿Con qué finalidad?" le pregunté. Muy sencillo, dijo él: "con la finalidad de prepararnos por si pasa algo". Un año después, ya como oficial paracaidista en un batallón blindado de Maracay, empezó a conspirar en grande. Pero me aclaró que usaba la palabra conspiración sólo en su sentido figurado de convocar voluntades para una tarea común.
Esa era la situación el 17 de diciembre de 1982 cuando ocurrió un episodio inesperado que Chávez considera decisivo en su vida. Era ya capitán en el segundo regimiento de paracaidistas, y ayudante de oficial de inteligencia. Cuando menos lo esperaba, el comandante del regimiento, Ángel Manrique, lo comisionó para pronunciar un discurso ante mil doscientos hombres entre oficiales y tropa.
A la una de la tarde, reunido ya el batallón en el patio de fútbol, el maestro de ceremonias lo anunció. "¿Y el discurso?", le preguntó el comandante del regimiento al verlo subir a la tribuna sin papel. "Yo no tengo discurso escrito", le dijo Chávez. Y empezó a improvisar. Fue un discurso breve, inspirado en Bolívar y Martí, pero con una cosecha personal sobre la situación de presión e injusticia de América Latina transcurridos doscientos años de su independencia. Los oficiales, los suyos y los que no lo eran, lo oyeron impasibles. Entre ellos los capitanes Felipe Acosta Carle y Jesús Urdaneta Hernández, simpatizantes de su movimiento. El comandante de la guarnición, muy disgustado, lo recibió con un reproche para ser oído por todos:
"Chávez, usted parece un político". "Entendido", le replicó Chávez.
Felipe Acosta, que medía dos metros y no habían logrado someterlo diez contendores, se paró de frente al comandante, y le dijo: "Usted está equivocado, mi comandante. Chávez no es ningún político. Es un capitán de los de ahora, y cuando ustedes oyen lo que él dijo en su discurso se mean en los pantalones".
Entonces el coronel Manrique puso firmes a la tropa, y dijo: "Quiero que sepan que lo dicho por el capitán Chávez estaba autorizado por mí. Yo le di la orden de que dijera ese discurso, y todo lo que dijo, aunque no lo trajo escrito, me lo había contado ayer". Hizo una pausa efectista, y concluyó con una orden terminante: "¡Que eso no salga de aquí!".
Al final del acto, Chávez se fue a trotar con los capitanes Felipe Acosta y Jesús Urdaneta hacia el Samán del Guere, a diez kilómetros de distancia, y allí repitieron el juramento solemne de Simón Bolívar en el monte Aventino. "Al final, claro, le hice un cambio", me dijo Chávez. En lugar de "cuando hayamos roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español", dijeron: "Hasta que no rompamos las cadenas que nos oprimen y oprimen al pueblo por voluntad de los poderosos".
Desde entonces, todos los oficiales que se incorporaban al movimiento secreto tenían que hacer ese juramento. La última vez fue durante la campaña electoral ante cien mil personas. Durante años hicieron congresos clandestinos cada vez más numerosos, con representantes militares de todo el país. "Durante dos días hacíamos reuniones en lugares escondidos, estudiando la situación del país, haciendo análisis, contactos con grupos civiles, amigos. "En diez años -me dijo Chávez- llegamos a hacer cinco congresos sin ser descubiertos".
A estas alturas del diálogo, el Presidente rió con malicia, y reveló con una sonrisa de malicia: "Bueno, siempre hemos dicho que los primeros éramos tres. Pero ya podemos decir que en realidad había un cuarto hombre, cuya identidad ocultamos siempre para protegerlo, pues no fue descubierto el 4 de febrero y quedó activo en el Ejército y alcanzó el grado de coronel. Pero estamos en 1999 y ya podemos revelar que ese cuarto hombre está aquí con nosotros en este avión". Señaló con el índice al cuarto hombre en un sillón apartado, y dijo: "¡El coronel Badull!".
De acuerdo con la idea que el comandante Chávez tiene de su vida, el acontecimiento culminante fue El Caracazo, la sublevación popular que devastó a Caracas. Solía repetir: "Napoleón dijo que una batalla se decide en un segundo de inspiración del estratega". A partir de ese pensamiento, Chávez desarrolló tres conceptos: uno, la hora histórica. El otro, el minuto estratégico. Y por fin, el segundo táctico. "Estábamos inquietos porque no queríamos irnos del Ejército", decía Chávez. "Habíamos formado un movimiento, pero no teníamos claro para qué". Sin embargo, el drama tremendo fue que lo que iba a ocurrir ocurrió y no estaban preparados. "Es decir -concluyó Chávez- que nos sorprendió el minuto estratégico".
Se refería, desde luego, a la asonada popular del 27 de febrero de 1989: El Caracazo. Uno de los más sorprendidos fue él mismo. Carlos Andrés Pérez acababa de asumir la presidencia con una votación caudalosa y era inconcebible que en veinte días sucediera algo tan grave. "Yo iba a la universidad a un postgrado, la noche del 27, y entro en el fuerte Tiuna en busca de un amigo que me echara un poco de gasolina para llegar a la casa", me contó Chávez minutos antes de aterrizar en Caracas. "Entonces veo que están sacando las tropas, y le pregunto a un coronel: ¿Para dónde van todos esos soldados? Porque que sacaban los de Logística que no están entrenados para el combate, ni menos para el combate en localidades. Eran reclutas asustados por el mismo fusil que llevaban. Así que le pregunto al coronel: ¿Para dónde va ese pocotón de gente? Y el coronel me dice: A la calle, a la calle. La orden que dieron fue esa: hay que parar la vaina como sea, y aquí vamos. Dios mío, ¿pero qué orden les dieron? Bueno Chávez, me contesta el coronel: la orden es que hay que parar esta vaina como sea. Y yo le digo: Pero mi coronel, usted se imagina lo que puede pasar. Y él me dice: Bueno, Chávez, es una orden y ya no hay nada qué hacer. Que sea lo que Dios quiera".
Chávez dice que también él iba con mucha fiebre por un ataque de rubéola, y cuando encendió su carro vio un soldadito que venía corriendo con el casco caído, el fusil guindando y la munición desparramada. "Y entonces me paro y lo llamo", dijo Chávez. "Y él se monta, todo nervioso, sudado, un muchachito de 18 años. Y yo le pregunto: Ajá, ¿y para dónde vas tú corriendo así? No, dijo él, es que me dejó el pelotón, y allí va mi teniente en el camión. Lléveme, mi mayor, lléveme. Y yo alcanzo el camión y le pregunto al que los lleva: ¿Para dónde van? Y él me dice: Yo no sé nada. Quién va a saber, imagínese". Chávez toma aire y casi grita ahogándose en la angustia de aquella noche terrible: "Tú sabes, a los soldados tú los mandas para la calle, asustados, con un fusil, y quinientos cartuchos, y se los gastan todos. Barrían las calles a bala, barrían los cerros, los barrios populares. ¡Fue un desastre! Así fue: miles, y entre ellos Felipe Acosta". "Y el instinto me dice que lo mandaron a matar", dice Chávez. "Fue el minuto que esperábamos para actuar". Dicho y hecho: desde aquel momento empezó a fraguarse el golpe que fracasó tres años después.
El avión aterrizó en Caracas a las tres de la mañana. Vi por la ventanilla la ciénaga de luces de aquella ciudad inolvidable donde viví tres años cruciales de Venezuela que lo fueron también para mi vida. El presidente se despidió con su abrazo caribe y una invitación implícita: "Nos vemos aquí el 2 de febrero". Mientras se alejaba entre sus escoltas de militares condecorados y amigos de la primera hora, me estremeció la inspiración de que había viajado y conversado a gusto con dos hombres opuestos. Uno a quien la suerte empedernida le ofrecía la oportunidad de salvar a su país. Y el otro, un ilusionista, que podía pasar a la historia como un déspota más.

<:ver_imprimer:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
Artículo publicado originalmente en la revista Cambio de Colombia, a partir de un viaje de G. García Márquez junto a H. Chávez en febrero 1999, poco antes de asumir como presidente de Venezuela.